Actualidad de Eficiencia Energética

Noticias de Eficiencia Energética

auditoria energetica auditoria energetica

Auditoría Energética Empresas

| 28th Junio 2017 |

¿Es obligatorio hacer una auditoría energética?¿qué empresas deben hacerla?

El Real decreto 56/2016, que regula las Auditorías Energéticas, es un intento de impulsar el ahorro de energía y acelerar así el alcance de objetivos impuesto por la Unión Europea en eficiencia energética

Las auditorías energéticas son obligatorias cada 4 años para las empresas con más de 250 personas en plantilla y/o que tengan un volumen de negocio superior a 50 M de euros. 

¿Qué es una Auditoría Energética?

Es un análisis por parte de un auditor energético (una empresa de servicios energéticos acreditada para ello) de la situación energética de los sistemas e instalaciones de una empresa con el objetivo de proponer soluciones para reducir sus consumos de energía y mejorar su rendimiento. 

 El Auditor Energético

Según el Real Decreto 56/2016, no todo el mundo puede llevar a cabo una auditoría energética. El artículo 7 regula quiénes, personas físicas o jurídicas,  pueden ejercer de proveedor de servicio energético y, consecuentemente, efectuar una auditoría. Serán aquellos que cumplan todas los requisitos establecidos por el real decreto y que hayan presentado una declaración responsable, con documentación acreditativa, al órgano competente de su Comunidad Autónoma, de que cumplen todas las condiciones para proveer servicios energéticos tal y como lo postula la ley.  Las empresas acreditadas constan en un listado público que puede consultarse en la página del IDAE. 

Las fases de una auditoría energética

Una auditoría energética con GreenYellow consta de tres fases principales:

1. Fase preliminar: Se recopilan datos generales. La empresa aporta datos de los consumos energéticos y las medidas que ya se han implementado. Con ello, se realiza un prediagnóstico de la situación. 

2. Pre-auditoría o visita técnica. Los expertos visitan las instalaciones y realizan un análisis de los sistemas que suele durar un día. Con los datos obtenidos, se hacen cálculos e hipótesis del potencial de ahorro energético y de las medidas a implementar para conseguirlo. 

Hasta este momento, ninguna de estas acciones representan ningún desembolso ni compromiso por parte de la empresa interesada en la auditoría. Si tras este primer diagnóstico, la empresa está interesada en continuar, se firma una carta de intenciones. El siguiente paso es ya la verdadera Auditoría Energética.

3. Auditoría Energética. Ya estamos en la Auditoría Energética en sí. Los expertos colocan medidores en las instalaciones para monitorear durante un periodo de tiempo, que suele oscilar entre la semana y los 10 días, los consumos energéticos de la empresa al detalle. Este análisis es exhaustivo y da una evaluación fiable y minuciosa de la situación energética. Este examen confirmará los resultados que ya se habían obtenido en el pre-diagnóstico y podrán concretizarse las medidas a implementar para conseguir el ahorro energético deseado. 

Llegados a esta fase, el cliente podrá decidir si continuar o no con un contrato de rendimiento energético según los beneficios que éste pueda aportarle. Si decide continuar con la implementación de las medidas, firmará el contrato y no tendrá que abonar nada por la Auditoría, que será gratuita. Si no está interesado en continuar, sólo tendrá que pagar por la Auditoría Energética y quedará conforme con la ley por 4 años.

4. Contrato de Rendimiento Energético. Es el siguiente paso natural tras la realización de la auditoría y la verdadera razón por las que ésta se realiza. Si quieres saber más, lee este artículo sobre qué es un contrato de rendimiento energético y las preguntas frecuentes que tienen los clientes. 

¿Por qué hay que desconfiar de las auditorías "lowcost"?

Hay algunos proveedores de servicios energéticos que se aprovechan de la obligatoriedad de las auditorías energéticas para ofrecerlas a precios más bajos. El procedimiento de estas auditorías "lowcost" para por un análisis muy superficial de la situación energética, que puede dar a lugar a un diagnóstico impreciso y a la proposición de medidas insuficientes.

Tras una auditoría de este tipo, algunas empresas no ven el interés en la implementación de mejoras en sus instalaciones, precisamente porque el potencial de ahorro que ha resultado tras el diagnóstico es inferior al verdadero. Cuánto más detallada es una auditoría más potencial de ahorro habrá y más interés tendrá la empresa en aprovechar este servicio a través de un contrato de rendimiento energético, que le traerá inmensos beneficios económicos. Con una auditoría superficial, por contra, la empresa realizará un gasto improductivo que no aportará más frutos al cliente que el de cumplir con la legalidad. 

Con presencia en 7 países, contamos con amplía experiencia en reducción de gastos energéticos. Más de 600 proyectos desarrollados y 120MWp de plantas solares.

Contacto

C / Pau Claris 186, 4 ª planta - 08037 Barcelona
+34 930 180 532

General Moscardó, 6 - 28020 Madrid
+34 917 374 008

contacto@greenyellow.es

Miembro de


Síguenos

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información.